Y Como Voy yo Con La Paz en Colombia

Y…¿Cómo voy yo con la paz?

por Pedro Medina

 

 

Hace un par de años, almorcé con el Embajador de la Unión Europea en Colombia.  Estábamos hablando de  los problemas en Colombia y yo le dije que  tenía claro cuáles eran los tres principales; el primero – falta de conciencia de quienes somos, qué nos hace únicos, nuestra interdependencia, que todo lo que nos pasa es por acción u omisión, que somos el país más rico del planeta y nos han metido un cuento de que somos pobres, tercermundistas, subdesarrollados. El segundo, le dije, es falta de confianza: en nosotros mismos y nuestra gente. Y el tercero es falta de coherencia entre las 3 P´s – pensamiento, palabra y proceder.

 

El europeo me escuchó atentamente y me dijo: “esos no son los tres problemas, son las tres soluciones. El problema más grande de Colombia es la exclusión y la inequidad.”

 

Con las tres soluciones claras, pienso que es importante pasar del discurso a la acción, pasar del lo que pasa es que, al qué pasaría si.

 

¿Qué pasaría si cada uno de los colombianos en Colombia y fuera del país es consciente que la exclusión genera violencia y nos aleja de la tan anhelada paz?  ¿Qué es la exclusión?  Arranca con pensamientos: el sentirse mejor que otro porque se tiene mas…mas aparatos, carros, casas, fincas, plata;  el sentirse mejor por el ancestro, color de piel, belleza física; el sentirse mejor por la posición que ocupa, el cargo, la pleitesía que otros le rinden.

La exclusión también se manifiesta con la comunicación, verbal y no verbal. Me decía recientemente un amigo – “esa es una niña bien.”  Le pregunté a qué se refería. “Es de buena familia,” me dijo. Volví a indagar. Me respondió: “gente bien, usted entiende, gente con plata.” Yo le pregunté: “¿o sea que la gente sin plata es la gente mala?”

 

Cuando veo el indicador de inequidad que muestra a Colombia como el tercer país más inequitativo del mundo, me pregunto…”¿qué puedo hacer yo?”  No soy el gobierno para encontrar ese balance sutil entre suficientes impuestos para tener con que generar riqueza pero no demasiados que espanten el capital y la inversión. No soy uno de los “grandes cacaos” ni lidero una gran organización que pueda imaginarse, crear y fondear una estrategia poderosa para reducir brechas.  No soy parte de una entidad multilateral que puede mediante estrategias, romper círculos viciosos y crear círculos virtuosos.

 

Es fácil reconocer  lo que no soy, las razones por las que no soy la persona que debe resolver el problema. Es fácil encontrar excusas, justificaciones, racionalizaciones.

 

Que he hecho yo.  Compré una finca, La Minga, a una hora de Bogotá en la vía a Choachi.  Soy el primero de la ciudad en la Vereda Resguardo Alto. Encontré en los vecinos gente extraordinaria, trabajadores, generosos, amables, solidarios. El primer Diciembre que estuve ahí, quería hacer algo con la gente. Lo primero que se me ocurrió fue el regalo para “los niños pobres”.  Recordé que en mi familia hacían eso.  Recordé también como de adolescente empecé a ver que el paternalismo y el asistencialismo generan más desesperanza aprendida, más venta de lástima, más mendicidad.

 

Recordé esas palabras sabias de Bill Drayton…”No hay que dar pescado, tampoco enseñar a pescar. Hay que crear sistemas de pesca!”

 

Los activos ocultos estaban en mi cuarto de san alejo: juguetes, ropa, artículos del hogar y libros que no usaba.  Las preguntas nuevas giraron alrededor de cómo unimos la vereda logrando empoderamiento, creando un modelo sustentable y replicable.  Y el sistema fue una jornada de trueque con una moneda propia – el Mingo.

Mis cosas valían un Mingo o dos Mingos.  Los campesinos traían sus guatilas, duraznos, fresas, lechugas – esto valía cinco Mingos.  Una planta valía siete y un árbol diez Mingos.  De esa forma, el mensaje era claro.  Lo del campo vale.  Don Hernando, un vecino que produce trucha llegó con las manos vacías. Le pregunté si estaría dispuesto a compartir su conocimiento de cómo hacer un cultivo de trucha.  Aceptó con gusto y le dictó a un amigo durante 90 minutos sus conocimientos.  Recibió quince Mingos.

 

Ese día estábamos compitiendo con el alcalde y con el párroco. El alcalde había organizado la junta del agua y el párroco hizo una promoción – cásese y le regalo los anillos y el ponqué.  Logró 91 matrimonios.  A pesar de esto, logramos 98 personas.  En la segunda jornada, 520, en la tercera 1,000  y en la cuarta, 1,300 personas. Noviembre 25 logramos 1,350 personas. La próxima es Agosto 2 y 3 2014.

 

¿Que hemos logrado? Por un lado, hemos creado una plataforma de confianza y un sistema replicable.  Por otro lado, hemos construido las bases para una vereda empoderada y pacífica.  Y acortamos la brecha entre los que mas tienen y los que menos tienen.

 

Pedro Medina lidera Yo creo en Colombia y La Minga – Twitter @yccpedro minga.yocreoencolombia.com

 

Minga.yocreoencolombia.com

Twitter @yccpedro

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Curso de Multiplicadores de 22 de Oct de 2011

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Invitados a la Minga

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

En La Minga – 20 y 28 de Agosto

El 28 de Agosto, Se inauguró La Minga en Choachí…la Jornada de Trueque Urbano Rural…a la que asistieron 1000 personas. lamingacasagestante.wordpress.​com…todos invitados!

 


Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

DEMORO LA EXISTENCIA, ATRASO LA MUERTE

Demoro la existencia, atraso la muerte,
me brindo a la Rosa y al laberinto,
a la ensoñación y al cíclico recuerdo.
Vivo en cada agonía, en cada cadencia,
extiendo mi ser en el espacio,
para comprender la crisis de nuestro espíritu,
la guerra sin edad que nos acecha.

Demoro la existencia, atraso la muerte,
pero mis sentidos dibujan
una batalla perpetua:
Caín asesinando de nuevo,
Argel estallando en la sombra,
miles de hombres que viven sin tierra
y una margarita sin pétalos
que se aferra al planeta.

Demoro la existencia, atraso la muerte,
y acaso mi ejercicio no se escucha
ni en las tumbas ni en los alumbramientos,
mi vida no cesa de ser una lucha
contra el tiempo y su algarabía,
los efectos de un alba sangrienta
no faltan para diezmar mi porfía.

Demoro la existencia, atraso la muerte,
para esperanzar los espíritus fraternos,
para organizar un ejército de hordas pacíficas,
para matizar la masa informe
que llaman Humanidad,
para silenciar obviedades
y contemplar latencias,
demoro la existencia, atraso la muerte,
la de todos, la del que no me atiende,
la del que muere bajo las balas
en este momento.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Marca Perú

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

50 ideas de La Minga en La Minga

50 ideas de la minga en La Minga

Descarga este Archivo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario